NO ESPERE PARA CORREGIR LOS PROBLEMAS ORALES EN SU NIÑO.

El niño desde los 3 años deberá tener una consulta con especialista en ORTOPEDIA MAXILAR quien realizará una valoración detallada de  la posición de los dientes temporales, pues esta es la guía para la acomodación de los dientes permanentes o definitivos  y el desarrollo de las funciones orales, ya que  de su correcto manejo depende el buen desarrollo del sistema craneofacial, y si es necesario el especialista iniciará un tratamiento correctivo adaptando un aparato o prescribiendo terapias.

Una función masticatoria alterada puede causar una asimetría facial; la respiración, la fonación y la deglución incorrectas, desplazan los maxilares y los dientes  de su posición adecuada, lo que produce oclusiones alteradas como, mordidas abiertas, dientes salidos, mordidas al revés   alterando la salud y la estética.

Iniciar un tratamiento ortopédico en el momento oportuno, logra una   oclusión balanceada,  lo que permite una posición adecuada de la cabeza, de los ojos, los oídos, y  la boca, logrando  una correcta postura corporal, manteniendo una posición funcional, protegiendo  la articulación temporomandibular y previniendo la aparición del bruxismo, lo que  ocasiona  desgastes  dentales, fracturas de los dientes y restauraciones, trauma oclusal, perdidas óseas y retracciones gingivales,  también  ayuda en la terapia de la  disfunción respiratoria y digestiva, dolor facial, de cuello, de hombros y cabeza, propiciando  que se   instauren disgnacias (alteraciones combinadas del perfil facial y de la oclusión) modificando las funciones y la estética y por lo tanto la autoestima del paciente.

La falta de prevención  y un tratamiento oportuno de estas alteraciones que inicialmente pueden ser fáciles de solucionar, se pueden convertir en un problema que demande tratamientos como ortodoncias prolongadas con pérdida de dientes y realización de cirugías maxilofaciales para tratar de encontrar armonía y estética.

Los tratamientos de ortopedia maxilar son importantes en el manejo de los hábitos, como succión digital; también ayudan a desarrollar la respiración correcta, previniendo la aparición de la apnea del sueño y el ronquido.

Con ortopedia maxilar se logra corregir las mordidas abiertas y profundas, mordidas cruzadas, apiñamientos dentales, desviaciones mandibulares, manejo de espacios, asimetrías faciales y son de gran ayuda para los niños con malformaciones faciales, como labio y paladar hendido. Una correcta formación y descenso del paladar,  provee  un buen espacio para la acomodación de los dientes y  la lengua, y como resultado una sonrisa hermosa  y  sana.

Dra. Olga Cecilia Trujillo Ángel.

Especialista en ORTOPEDIA MAXILAR

ANTES

DESPUES

ANTES

DESPUES